Usted está en:

  1. -
  2. -
  3. ¿Se debería bajar la tasa de alcohol permitida al volante en conductores profesionales?

¿Se debería bajar la tasa de alcohol permitida al volante en conductores profesionales?

  1. Imprimir
  2. Facebook
  3. fmapfre

Objetivo Cero

¿Se debería bajar la tasa de alcohol permitida al volante en conductores profesionales?

01/12/2020

¿Se debería bajar la tasa de alcohol permitida al volante en conductores profesionales?

El 45,5% de los conductores fallecidos en 2019 había consumido alcohol, drogas o psicofármacos, según datos del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses (INTCF) sobre las Víctimas Mortales en Accidente de Tráfico en 2019. Y es que su consumo afecta directamente a la capacidad de una persona para ponerse al volante. Reducir la tasa de alcohol permitida, especialmente en el caso de los conductores profesionales, es una de las medidas que se ha propuesto para reducir esta siniestralidad vial en España, y que busca así seguir la estela marcada por otros países de la Unión Europea.

La tasa de alcoholemia representa la cantidad de alcohol que hay en la sangre y se mide en gramos de alcohol por cada litro de sangre (gr/l) o su equivalente en aire espirado. La prueba del alcoholímetro es la más utilizada por los agentes de tráfico para determinar si los conductores están al volante bajo los efectos del alcohol. La prueba en sangre se suele realizar para una confirmación posterior del resultado o en caso de siniestros graves. 

Los conductores profesionales (autobuses, camiones, furgonetas, etc.) tienen permitida actualmente en España una tasa que es superior, en la mayoría de los casos, a la fijada en la Unión Europea. 

Actualmente en nuestro país los conductores profesionales y los conductores noveles no pueden exceder los 0,3 gramos de alcohol por litro en sangre ni superar 0,15 miligramos por litro en aire espirado.  El resto de los conductores no pueden superar 0’5 gramos por litro en sangre, o 0’25 miligramos por litro en aire espirado.

En este sentido, el debate se ha puesto sobre la mesa, ya que la Comisión de Seguridad Vial del Congreso de los Diputados ha aprobado una proposición no de ley que pide al Gobierno reducir la tasa máxima de alcohol permitida para conductores noveles y conductores profesionales, así como para quienes conduzcan vehículos de emergencias, y pasar de los 0,3 gr/l en sangre actuales a 0,2 gr/l en sangre.  

De esta forma, España seguiría los pasos de otros países de la Unión Europea que cuentan con niveles similares a los propuestos para sus conductores profesionales en lo que respecta a tasas máximas de alcohol permitidas, aunque desde Fundación MAPFRE defendemos la tasa cero como la opción más segura para reducir los siniestros de tráfico y alcanzar el ansiado Objetivo Cero. 

Tal y como muestra el Consejo Europeo de Seguridad en el Transporte (ETSC, por sus siglas en inglés), España es el único país con la tasa de 0,3 gramos por litro para sus conductores profesionales. Sólo le superan Bulgaria, Dinamarca, Finlandia, Francia (0,2 gr/l para conductores de autobús), Letonia y Holanda, que fijan la tasa en 0,5. Reino Unido tiene la tasa más alta con 0,8, pero Escocia lo fija en 0,5 gramos por litro. 

En 0,2 gr/l encontramos la mayoría de países, como Bélgica, Chipre, Estonia, Grecia, Irlanda, Luxemburgo, Malta, Noruega, Polonia, Portugal o Suecia.

Otros países han apostado por la tasa cero para sus conductores profesionales como es el caso de Croacia, República Checa, Alemania, Hungría, Italia, Lituania, Rumanía, Eslovaquia o Eslovenia. 

El efecto del alcohol sobre la conducción es innegable. Una persona que ha bebido infravalora sus efectos, adquiere una falsa seguridad en sí misma y sobrevalora su capacidad para ponerse al volante, lo que le llevará a tolerar un mayor nivel de riesgo. También disminuye su sentido de la responsabilidad y de la prudencia, se vuelve más agresiva, impulsiva y descortés, y comete muchas más infracciones… 

El alcohol no afecta a todas las personas por igual. La misma cantidad puede afectar de manera muy diferente dependiendo del sexo, el peso, la salud en general, si se han ingerido alimentos, etc. Pero sobre todo hay que tener claro que es imposible engañar al alcoholímetro y que no merece la pena correr el riesgo. Por ello, desde Fundación MAPFRE abogamos por la tasa cero en la carretera para todos los conductores.

  1. Volver al listado
  1. Imprimir
  2. Facebook
  3. fmapfre